“Dependerá de la actitud que él traiga”
Análisis de Eleonora Murralles, de ProJusticia

Es importante que la captura se haya dado, por lo que corresponde a las autoridades nacionales agilizar la extradición del señor, que se ha declarado inocente, no obstante, hay elementos para culparlo, por lo que dependerá de la actitud que él traiga para colaborar proporcionando nombres y detalles de cómo operaban para qué se realicen las investigaciones de manera más rápida.

El Ministerio Público (MP) mantiene comunicación con fiscales de Estados Unidos para trasladar al exinterventor de la Portuaria Quetzal.

Aunque Allan Marroquín   fue capturado el miércoles en territorio norteamericano se desconoce cuándo será   deportado por las autoridades de ese país, ya que por su situación tiene que asistir a una audiencia de migración.

Marroquín fungió como interventor de la Empresa Portuaria Quetzal durante el primer año de gobierno del Partido Patriota y está acusado de haber recibido los sobornos para el usufructo a la Terminal de Contenedores de Barcelona.

La fiscal general y jefa del MP, Thelma Aldana, confirmó que sostiene conversaciones con su homólogo de EE. UU., Kenneth Blanco, para agilizar los trámites de extradición.

Sin embargo, la Unidad Especializada de Asuntos Internacionales y Cooperación debe cumplir con los requisitos.

Aldana agregó que para que el principal sospechoso en el caso TCQ sea entregado a las autoridades guatemaltecas el Departamento de Estado deberá realizar la audiencia para luego su extradición, por lo que desconoce las fechas de audiencias.

Ricardo Guzmán, viceministro de Gobernación, indicó que han coordinado con las autoridades estadounidenses para que cuando se realice la deportación regrese custodiado para garantizar su llegada al país y evitar la fuga.

Marroquín estuvo prófugo por seis meses y es señalado de asociación ilícita, cohecho pasivo y fraude, según el MP y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) la estructura donde está involucrado el expresidente Otto Pérez, la exvicemandataria Roxana Baldetti y Marroquín, que recibió US$24.5 millones.

De acuerdo con los entes   de investigación, los sobornos que recibió Marroquín con Juan Carlos Monzón sirvieron para controlar a los sindicatos de la portuaria.

En el caso TCQ también están involucrados Douglas Charchal, que fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia, y Vladimir Aguilar, que fungió como titular de la Procuraduría General de la Nación cuando se dio el usufructo. El 15 de abril pasado por dicho caso fueron detenidos ocho personas entre ellos, el exsecretario general de la Presidencia y yerno de Pérez Molina, Gustavo Martínez.