Víctima


Onésimo López tenía un mes de haber llegado.
• El sueño americano. El indocumentado era originario de Malacatán, San Marcos. Viajo más de 4 mil kilómetros por una vida mejor.
• Restaurante. Trabajaba en un restaurante italiano de lavaplatos, mencionó su hermana Mauda.

El funcionario llegará al poblado Júpiter para verificar, con los líderes migrantes los hechos que provocaron la muerte del guatemalteco Onésimo Marcelino López Ramos, de 19 años.

En un comunicado la Cancillería menciona que la visita de Padilla tienen como “objeto de realizar un acercamiento que permita reforzar la presencia del Gobierno en el área, y brindar el apoyo necesario a los connacionales”.

“El vicecanciller estará dos días en el lugar y tendrá reuniones con los líderes de la comunidad guatemalteca de la localidad y con las autoridades”, mencionó Andrea Furlán, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Padilla instará a los migrantes a denunciar las amenazas ya que no cuentan con alguna. “Muchas veces se omiten las denuncias por el temor de ser deportados”, agregó Furlán.

También se diseñará un plan de atención y la posibilidad de abrir un consulado, ya que el más cercano está en Miami.

El 18 de abril López Ramos fue asesinado frente a su primo y un hermano. El ataque ocurrió en el pueblo de Júpiter, ubicado en el condado de Palm Beach, confirmó la Policía.

La investigación detalla que fueron atacados por un grupo de hombres que los emboscaron, entre burlas y risas los desconocidos les gritaron: “estamos a la caza de guatemaltecos”.


La víctima fue golpeada en la cabeza y el rostro con una piedra, según la publicación del  sitio “Crimesider”, así como el “Sentinel Sun” y “NBC News”.

La Policía local detuvo a tres sospechosos, fueron identificados como David Harris, Jesse Harris y Austin L. Taggart fueron acusados por la fiscalía por el delitos de asesinato en primer grado.