Después de una reunión con los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), los integrantes del Grupo Garante o G4 –iglesias católica y evangélica, PDH y Universidad de San Carlos de Guatemala– se mostraron preocupados por la falta de fondos de esa institución.

 “El TSE necesita que se le asignen los fondos necesarios para llevar a cabo el evento electoral. Está claro que la entidad urge de una ampliación presupuestaria de Q189 millones y que, lo más pronto posible, necesita que se le otorgen los Q500 millones de su presupuesto”, aseguró el arzobispo Óscar Vian.

“La Universidad de San Carlos hará lo necesario para fortalecer el proceso desde la observación electoral y del voluntariado”, añadió el rector Carlos Alvarado.

“Creemos que el TSE es una institución seria que atraviesa problemas financieros y que es a la que más le tenemos que poner atención y acompañar, particularmente en este año electoral”.
Jorge De León Duque, procurador de los Derechos Humanos