Luego de haber firmado una serie de compromisos sobre seguridad entre los presidentes del triángulo norte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador y Honduras), el mandatario hondureño, Juan Orlando Hernández, le envió un fuerte mensaje al crimen organizado.

"Bueno, están avisadas las bandas criminales. Hoy los estados estamos hechos solo uno, protegiendo lo más sagrado que es nuestra gente. Mejor que enmienden su conducta, se arrepientan y le pidan perdón a Dios, porque la fuerza del Estado tiene que estar allí para proteger a los que más lo necesitan", expresó Hernández, durante una conferencia de prensa en la Casa Presidencial de El Salvador.

Por su parte el mandatario de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén declaró: "Hemos conjuntado esfuerzos como región para combatir el crimen transnacional y hay compromisos para comenzarlos a implementar a partir del mes de setiembre".

AFP

Foto:

Los presidentes del triángulo norte de Centroamérica acordaron conformar una fuerza conjunta para combatir el crimen organizado transnacional, incluyendo a las violentas pandillas que operan a uno y otro lado de las fronteras.

Asimismo, acordaron la detención y entrega "expedita" de criminales reclamados por la justicia y que huyan de un país a otro del Triángulo Norte.

"Estamos luchando por los derechos más elementales de un ser humano, el derecho a la vida, el derecho a la libertad, el derecho a gozar del fruto de su trabajo bien hecho, logrado honestamente", consideró Hernández.  

Con 17.422 homicidios en 2015, Guatemala, El Salvador y Honduras conforman una las regiones sin guerra más violentas del mundo.