El Ejército destruyó este jueves 5 mil 419 armas de fuego decomisadas en hechos criminales y que se encontraban almacenadas en las bodegas de la institución armada.

La destrucción se realizó en un cuartel militar en la periferia sur capitalina, previo a un acto simbólico en el Ministerio de la Defensa encabezado por el mandatario Jimmy Morales, el jefe del Congreso, Mario Taracena; y el presidente del Organismo Judicial, Rafael Rojas, y con la presencia de familiares de víctimas de la violencia.

Durante esa actividad, el gobernante recibió la Estrategia Nacional de Control de Armas, Municiones y Explosivos, que fue elaborada por expertos en temas de seguridad.

“Recibo esta propuesta de estrategia con mucho agrado, el contenido de este documento viene a sumarse a los esfuerzos que desde distintas instancias se han iniciado para lograr un ambiente de seguridad para el desarrollo de nuestro país”, expresó Morales.

Carmen Rosa de León, directora ejecutiva del Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible, partícipe en la elaboración del plan, aseguró que las armas que llegan a Guatemala provienen principalmente de Estados Unidos vía México.

Un arma menos, una bala menos, significa muchas vidas más”, agregó la activista, al explicar que las fuerzas castrenses todavía tienen en su resguardo 50 mil armas pendientes de una orden judicial para ser destruidas.

"Unas 540 mil armas de fuego están registradas legalmente en Guatemala", añadió.