Monto

Q100

millones es la donación que recibió el presidente Jimmy Morales el 17 de enero. Dos semanas después la PDH denuncia que hay medicinas vencidas.

 

Análisis

“Sin los protocolos”.

El gobierno no contó con los protocolos ni con un plan para recibir los insumos. Estamos hablando de vidas de personas y es una situación desafortunada, me sorprende la ingenuidad del Gobierno al aceptar las medicinas. Es lamentable la situación de la donación. El Estado no puede vivir de donaciones aunque debe hacer políticas públicas coherentes.

 

Karin Slowing

experta en tema de desarrollo humano


 

El Ejecutivo reiteró que los medicamentos e insumos  de una donación millonaria no están vencidos.
“No hay medicinas vencidas”, mencionó Heinz Hiemann, portavoz del Ejecutivo y agradeció el acompañamiento que realizó la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

Se verificó el listado que fue enviado y se contrastó con el de las bodegas”, refirió el funcionario.
El 17 de enero el presidente Jimmy Morales informó acerca de una donación de Q100 millones en insumos para el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social.

Delegados de la PDH descubrieron que habían medicinas vencidas durante una inspección de rutina.
El vicepresidente Jafeth Cabrera explicó el 2 de febrero que se hacía una auditoría de lo que habían recibido. “Yo como médico, incluso de forma personal, he consumido medicamentos que están vencidos”, afirmó al defender la donación.

El gobernante Morales afirmó que se había devuelto el 10 por ciento de los insumos que ya habían expirado. Durante la conferencia, que brindó el 4 de febrero, estuvo acompañado del magistrado de conciencia, Jorge de León.

Este miércoles la PDH presentó las pruebas y compartió las fotografías de  las medicinas vencidas que captaron en la bodega del Hospital de Huehuetenango.

Se iniciaron las investigaciones. Tengo entendido que fue un hospital privado que entregó esos medicamentos”, explicó Hiemann.

Quieren seguir insistiendo que no hay medicamentos vencidos y se está demostrando que sí”, afirmó Lucrecia Hernández Mack de la Alianza para el Acceso Público y Universal a la Salud.