El recién restaurado Cristo Yacente de El Calvario salió de nuevo en magno cortejo procesional en su acostumbrada anda de 140 brazos. El yacente salió protegido en una urna tal como lo había aconsejado la Idaeh. En el recorrido, las andas de Jesús tuvieron un problema eléctrico, específicamente con la planta, el cual trataron de arreglar pero no fue posible.

El padre Manuel Chilín indicó que justamente tuvieron un problema de luz y lamentó el atraso del cortejo.

Solamente la urna que porta al yacente iba iluminada, lo cual "daba mayor misticismo", indicó el párroco de El Calvario.