En el Puerto Quetzal se hicieron dos cambios en los servicios de buque y generales. En el de carga se solicitó que se establezca una tarifa única y propuso una normativa de incentivos que se definirá durante los próximos días.

 

En Santo Tomás de Castilla se acordó con las empresas de exportación de aceite que a partir de enero el cobro será de US$2.05 por tonelada. Las de combustibles e hidrocarburos pagarán US$1.65.

 

El presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), Hermann Girón, mencionó que se lograron los consensos y, en algunos casos, el incremento es de 15% a 300%.

 

“Esto ya está en proceso, lo que se hizo hoy fue afinar algunas situaciones que estaban pendientes”, detalló el vocero presidencial Jorge Ortega.

 

La nueva hoja de arbitrios busca hacer a los atracaderos más competitivos respecto de los servicios que les prestan a los importadores y a los exportadores.

 

Los rubros para aplicar la nueva normativa están en los servicios al buque, a la carga, así como los generales en el caso del Puerto Quetzal y serán aplicados el próximo año.