“No es el camino para operar”
Análisis de Raúl Lemus, auditor

El problema es que siguen apostando a la teoría keynesiana donde se busca tener más gasto público para generar más servicios, pero se ha comprobado que los pueblos con altos porcentajes de gastos no son los más eficientes. A la vez, desincentivan la inversión, pues está claro que no es el camino para operar, se necesita una reingeniería en todas las entidades públicas.

La iniciativa de ley que presentó el Ministerio de Finanzas contempla subir Q3 al galón de combustibles y Q3.5 al saco de cemento.

Luego de tanta expectativa, el presidente Jimmy Morales y el titular de la cartera del Tesoro, Julio Héctor Estrada, presentaron la propuesta de ley Recuperación de capacidad fiscal del Estado, que pretende recaudar Q5 mil 869.2 millones más.

Entre los tributos que plantea la iniciativa es modificar las tasas en el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Para el pago de dicho impuesto se contemplan los tipos impositivos de 15%, 20%, 25% y 29%, con diferentes importes fijos, mientras que para los contribuyentes en régimen optativo se modifican dichos tipos, quedando 5%, 7% y 12% también con un importe fijo, actualmente no hay importes para ese rubro y obtener Q2 mil 755.2 millones más.

Estrada explicó que en la reforma del ISR se busca regresar a la presentación de facturas por medio de la planilla, la cual se acreditará en algunos casos al ISR, las deducciones permitidas serán Q48 mil, cuotas de Seguro Social y gastos médicos y otros.

Además, con el aumento al impuesto del petróleo y sus derivados como las gasolinas, aviación, diésel y queroseno, se pretende recaudar Q2 mil 770.8 millones, aunque si el precio promedio anual del barril del petróleo supera los US$80, el incremento de Q3 se reduce 50%.

Las justificaciones del ministro de Finanzas de la reforma es para atender áreas en salud y educación para reducir la pobreza extrema que se ha incrementado durante los últimos años.

“En el caso de las empresas tienen un impuesto sobre sus ganancias de 25% y se plantea que suba a 29%. Al impuesto de cemento se regresará al tributo vigente durante algunos meses de 2015 y subirlo a Q5, que ajustaba el que estuvo vigente en 20 años”, agregó el funcionario.

Erick Coyoy, analista de la Universidad Rafael Landívar , indicó que la presentación de las autoridades de Finanzas contiene datos sobreestimados, pues no justificó cómo se realizaron los cálculos para indicar que se recaudarán esos montos.

El problema es que no se hace nada para mejorar la calidad del gasto y no se resuelven los diferencias sociales. Además, aumentar el impuesto al combustible tiene el mismo efecto de subir el IVA”, puntualizó.