Estados Unidos espera que la Organización de Estados Americanos (OEA) aborde las crisis políticas en Venezuela y Guatemala en los márgenes de la 45 Asamblea General del 15 y 16 de junio en Washington, que tiene como único tema en agenda la renovación del organismo, explicó este viernes una alta funcionaria del Departamento de Estado en una conferencia telefónica.

Aunque no está en la agenda oficial, uno de los asuntos que para EE. UU. es acuciante en el continente es la crisis política en Guatemala, con las protestas sociales que reclaman la dimisión del mandatario Otto Pérez, luego de la renuncia de su vicepresidenta, Roxana Baldetti, por denuncias de corrupción.

"Es muy importante que Guatemala se mantenga en el marco constitucional hasta las elecciones de septiembre y que nada interrumpa la democracia en ese país. Es una crisis grave, hemos visto semanas de protestas", dijo la funcionaria estadounidense.

Preguntada por otras crisis de corrupción en el continente, la funcionaria consideró que la situación en Guatemala es de mayor magnitud que la que viven en ese sentido Chile, Brasil, México y Honduras.

"La mala noticia es que persisten las prácticas de corrupción, la buena es que los ciudadanos dicen 'basta ya'", comentó la funcionaria.

Para Estados Unidos, la OEA tiene un papel "muy importante" como único organismo que reúne a todos los países del continente (salvo Cuba) y al contar con un sólido cuerpo jurídico en temas clave como los derechos humanos, la seguridad, la democracia, la lucha contra las drogas y el desarrollo sostenible.

La OEA celebra la semana que viene su Asamblea General ordinaria de este año en Washington.

Luis Almagro estrenó su cargo al frente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) con una visita al país. Se reunió con el presidente Otto Pérez.