Aunque la carrera electoral se inicia el 2 de mayo, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE), los partidos políticos ya perfilan a sus aspirantes presidenciales.

De las 26 agrupaciones que pueden participar en los comicios de septiembre de este año, diez  han puesto sus ojos en la presidencia.

De hecho, la última agrupación que ha anunciado a su precandidato es Fuerza. Mauricio Radford buscará, por ahora, dicho puesto. “Por naturaleza soy el candidato de la agrupación”, afirmó.

Radford fue parte del directorio del Registro Nacional de las Personas, pero en junio de 2010 fue destituido por el Congreso, después de fuertes señalamientos en su contra por una adjudicación millonaria a una empresa para un proyecto de digitalización.

La posible candidatura de Radford, que, como todas, debe ser ratificada durante una asamblea general, se suma a la de once personas más.

Por el momento quienes han hecho pública sus intenciones de buscar el cargo son Alejandro Sinibaldi, del PP; Sandra Torre, de la UNE; Roberto Alejos, de Todos;  Manuel Baldizón, de Líder; Roberto González; de Creo, Juan Gutiérrez, del PAN; Cromwell Cuestas, de Viva; Jimmy Morales, del FCN;  Mario Estrada, de la UCN; Yuri Mellini, de URNG-Winaq; y Luis Pérez, del PRI.

Aún es incierto el futuro político de Alfonso Portillo, quien regresará al país el 25 de febrero luego de haber estado preso en Estados Unidos por varios meses. También han sonado nombres como el del diplomático Edmond Mulet y Zury Ríos.

Ante este panorama, todo apunta a que la papeleta de presidencial tendrá al menos doce binomios.

“Esto refleja la fragmentación de la sociedad y la poca capacidad de un sistema de agrupaciones políticas estables”, aseguró Cristhians Castillo, encargado del área sociopolítica del Ipnusac. “Lo positivo es que el sistema es plural y permite una participación amplia de candidatos. Lo malo es que los votantes se inclinan a apoyar las primeras tres fuerzas políticas y el sufragio se divide”, aseguró José Carlos Sanabria,  analista de Asíes.