A partir del 16 de mayo el Congreso iniciará el receso; sin embargo, la junta directiva de ese organismo acordó sesionar durante el descanso y avanzar en el trabajo legislativo.

Se tiene previsto que en la última sesión ordinaria, los diputados finalicen la aprobación final del Código de Migración, donde se impulsa la creación del Instituto Migratorio, para mayor atención a los guatemaltecos en el extranjero.

Durante el primer periodo legislativo se aprobaron 29 decretos, entre estos cambios a la Ley del Ministerio Público, a la Ley Orgánica del Congreso, la readecuación presupuestaria solicitada por el Ejecutivo, la Ley de Microfinanzas.

Cristhians Castillo, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala,   mencionó que la octava legislatura inició con un ritmo distinto a las últimas dos, como se observa con la aprobacion de decretos, pues en los años anteriores no respondían a los temas de interés.

Sin embargo, aún hay inconformidades como la Ley Electoral, la cual causó tensión entre el Ejecutivo y el Legislativo, e iniciativas controversiales como la de Desarrollo Social y de la Juventud, donde se esperaba una respuesta más rápida.

Sigue existiendo el déficit en la fiscalización por parte de los diputados, más que las reformas al Código Penal con sancionar con cárcel a los ministros que no acudan a las citaciones de los diputados”, destacó Castillo.