El malestar de algunos vendedores ambulantes debido a que agentes de la Policía Municipal los desalojaron del Paseo de la Sexta, en la zona 1, fue el motivo de un enfrentamiento que dejó personas heridas y destrozos.

Los comerciantes les lanzaron piedras a las fuerzas de seguridad, derribaron cámaras y semáforos que se ubican a un costado del Ministerio de Gobernación y quemaron varias señales de tránsito.

Además, dañaron el material del montaje del Festival Navideño que se instala durante diciembre en la Plaza de la Constitución.

Las autoridades de la comuna denunciaron que también fueron destrozadas algunas de las decoraciones de arte urbano que estaban instaladas en el Paseo de la Sexta.

"Están evitando que de esto trabajemos. El desempleo y la carestía que Guatemala está llevando es causa de que nosotros estemos en las calles, no es que seamos vendedores porque queremos sino porque sencillamente no hay trabajo. En las maquilas a los 30 años ya no aceptan a las personas”, expuso Jorge Peralta, vocero de los vendedores.

"No siguen los pasos correspondientes que la administración les está dando, hay un espacio de diálogo. Nosotros vamos a seguir defendiendo el patrimonio de los guatemaltecos. Se les ha notificado con un juez, hay notificaciones verbales, pero cuando agreden a alguien, sacamos el cuerpo antimotín", expuso Carlos Sandoval, vocero de la Municipalidad de Guatemala.

"Vándalos que quieren ocupar con ventas ilegales el Festival Navideño y el Paseo de la Sexta destruyen y agreden a agentes, periodista y vecinos. No lo vamos a permitir", escribió en su cuenta de Facebook el alcalde capitalino, Álvaro Arzú.

"Estamos en proceso de identificar a cada uno y vamos a accionar legalmente", añadió.

Con la consigna ¡"queremos vender"!, algunos de los comerciantes llegaron al Palacio Municipal solicitando una audiencia con Arzú.

Sin embargo, al ver que no se les atendió, caminaron de regreso a la sexta avenida y, durante su recorrido, iban con palos y tubos de metal destruyendo. La estación del Transurbano "El Calvario" fue su objetivo. Quebraron vidrios y los mupis.

Ante esto, agentes antimotines de la Policía Nacional Civil les lanzaron bombas lacrimógenas para dispersarlos.

Varios menores de edad se intoxicaron, por lo que los cuerpos de socorro tuvieron que atenderlos.

Análisis

"Hubo denuncia de infiltrados"

Rechazamos actos vandálicos que están constituidos como delitos, porque lo que pudo ser una inconformidad y manifestación pacífica se convirtió en un lugar donde se alteró el orden público y dañó la propiedad del Estado.

Recibimos denuncias de personas que pidieron el anonimato y el personal de la Procuraduría de los Derechos Humanos tuvo que quitarse sus chalecos porque había infiltrados de gente que se dedica a delinquir en la Sexta Avenida como carteristas. A la vez, cualquier agresión a cualquier persona como fueron a un reportero es censurable.

Será trabajo del ente que investiga para que se deduzcan las responsabilidades, ya que hay evidencia con videos. Las agresiones a las autoridades ni a cualquier persona es el camino para el diálogo. Desconocemos si la municipalidad tendrá una mesa de diálogo, pues el miércoles solicitaron que se intermediara.