El Congreso tardó nueve meses en aprobar los primeros dos decretos de 2015. Se trata de un acuerdo entre Guatemala y Taiwán para la ampliación de una carretera y la Ley de Fomento al Establecimiento, Recuperación, Restauración, Manejo, Producción y Protección de Bosques en Guatemala (Probosque).

El Decreto 1-2015 le corresponde al convenio de cooperación financiera (US$100 millones) entre el Gobierno de Taiwán y el de Guatemala que para ampliar el tramo carretero entre Sanarate y El Rancho, El Progreso.

Este acuerdo incluye una donación de US$50 millones y un préstamo de US$50 millones. Se resalta que los recursos de la donación no serán administrados por el Gobierno de Guatemala, sino por esa embajada.

"Es positivo para el país, aunque es tardío. Es una obra infraestructura que nos volverá más competitivos, ya que es una carretera muy transitada y en la que pasa mucho comercio. Es importante", explicó Jorge Briz, presidente del Cacif.

El Decreto 2-2015 le corresponde a la Ley Probosque, cuyo propósito es aumentar la cobertura forestal del país con la creación y aplicación del programa de incentivos para el establecimiento, recuperación, restauración, manejo, producción y protección de bosques.

"Contribuirá con la generación de empleo a comunidades  rurales, cooperativas y sector forestal como  ambiental, ya que es una política de  conservación de bosques a plazo de 30 años y con beneficios económicos”, explicó Antonio Rodas, técnico forestal del INAB.