El personal del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) denunció haber recibido amenazas y también de sufrir persecución por las investigaciones que realizan en Petén por actividades anómalas.

Benedicto Lucas, secretario del Consejo, indicó que las represalias no solo son por la contaminación en el río La Pasión, si no también por el acaparamiento de fincas por “personas poderosas”.

“Nos pronunciamos para resguardar la vida de nuestro personal y cualquier persona que este promoviendo actividades dentro del marco de la ley para asegurar la integridad de la diversidad biológica”, agregó Lucas.

Por aparte, la semana pasada trabajadores del Conap fueron retenidos en Semuc Champey.