El presidente Otto Pérez juramentó a María Eugenia Villagrán como la nueva jefa de la Procuraduría General de la Nación (PGN) en sustitución de Vladimir Aguilar, quien fue electo como magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Villagrán fue la primera presidenta del Tribunal Supremo Electoral durante el periodo anterior.

La funciones de la PGN son: representar y sostener los derechos de la Nación en todos los juicios en que fuere parte, intervenir, si así lo dispusiere el Ejecutivo y conforme a las instrucciones de éste, en los negocios en que estuviere interesada la Nación, formalizar los actos y suscribir los contratos que sean necesarios para tal fin, representar a niños, niñas, adolescentes, personas de la tercera edad y personas con capacidades diferentes, ante cualquier tribunal de justicia, cuando no tienen representación.