Jaime Hernández, defensor de José Efraín Ríos Montt, presentó una solicitud de excusa para la fecha de debate fijado el 23 de julio.

El argumento del abogado es que el general retirado "no puede asistir a la diligencia por su complicado estado de salud".

La acción legal se basa en el análisis del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) que decretó al jefe de estado "demente senil".

Los jueces del Tribunal de Mayor Riesgo B procederán a analizar el recurso presentado antes de emitir un fallo para comenzar el segundo juicio por genocidio.

Desde el 15 de enero los médicos del Inacif han evaluado al militar por "una infección en la columna vertebral que no le permite caminar".

El caso

El 5 de enero, el equipo de abogados de Ríos Montt logró aplazar el nuevo juicio del militar retirado al aceptar el Tribunal B de Mayor Riesgo la recusación contra la jueza Irma Janeth Valdéz, quien iba a presidir el debate oral y público, por dudar de su imparcialidad.

El exjefe de Estado fue juzgado entre marzo y mayo de 2013 por otro tribunal que lo encontró culpable de la muerte de 1,771 indígenas ixiles durante su régimen (1982-1983) y lo condenó a 80 años de prisión el 10 de mayo.

Sin embargo, por errores en el proceso judicial, la CC anuló la condena el 20 de mayo de ese mismo año y ordenó un nuevo juicio.

El antiguo jefe de inteligencia militar de Ríos Montt, el general José Rodríguez, fue absuelto en ese juicio, pero ahora tendrá que enfrentar de nuevo a la justicia.

Lee también: