El presidente Otto Pérez podría finalizar su administración acompañado solamente de dos ministros que iniciaron con él, el 14 de enero de 2012. Cynthia del Águila, al frente de Educación y Sergio de la Torre, en Economía, han sido los funcionarios "fieles" al mandatario.

El último en salir de su puesto fue Carlos Contreras, quien dejó el Ministerio de Trabajo para asumir la dirección del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) en medio del escándalo de corrupción en esa dependencia.

Los funcionarios que han dimitido durante el gobierno de Otto Pérez son la vicepresidenta Roxana Baldetti, Francisco Arredondo, en Salud; Efraín Medina y Elmer López, de Agricultura; Luz Lainfiesta, de Desarrollo Social; Harold Caballeros y Fernando Carrera, de la Cancillería; Pavel Centeno y María Castro, de Finanzas; Ulises Anzueto, de la Defensa; Alejandro Sinibaldi, de Comunicaciones; Carlos Batzín, de Cultura; y Erick Archila, de Energía y Minas; Mauricio López, de Gobernación; Michelle Martínez, de Ambiente; y Carlos Contreras, de Trabajo. Roxana Sobenes, de Ambiente y Jorge Villavicencio, en Salud, fueron destituidos. Además, también le aceptó la renuncia a Gustavo Martínez, su yerno, al frente de la Secretaría General de la Presidencia.

A pesar de las salida de sus funcionarios más cercanos, el gobernante ha reiterado que "no está solo". "El presidente no se queda solo, el presidente va a seguir teniendo a los ministros, que si son personas más allegadas o menos, eso no importa", explicó.