Por medio de un kit exprés reactivos de ADN, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) busca realizar las pruebas correspondietes a los cadáveres que sean localizados en la aldea El Cambray II.

El costo es de Q1 millón 600 mil, y según Roberto Garza, portavoz de la entidad, esta metodología sirve para reducir en un 50% el tiempo de identificación de las personas.

Los peritos de genética pueden tardar 15 días en tener un perfil genético, aunque si es de hueso puede tardar hasta 2 meses, explicó el entrevistado.