Usted ha tenido una fuerte amistad con Alfonso Portillo, ¿si decide participar en el proceso electoral le abre las puertas de su partido? La relación con Alfonso Portillo es de muchos años. Fui su coordinador general de la campaña cuando ganó la presidencia. Tenemos una amistad de hermandad y una relación muy estrecha. Cuando estuvo preso más de tres años en el país lo visité todos los días, estuve pendiente de él. Estamos contentos de que regresa al país. No quisiera adelantar su participación política, pero él será quien deba decidir si quiere volver y con qué partido.

¿Han hecho sondeos sobre cuánto puede influir la figura de Alfonso Portillo en su agrupación? Alfonso es un gran elector. El único expresidente o líder político que endosa un sufragio es Alfonso Portillo, es una persona querida y muy apreciada. Pero sí suma votos.

Entonces sí lo buscarían... Qué partido político no quisiera a Alfonso Portillo en sus filas, aunque lo nieguen. Representa una buena cantidad de votos; sin embargo, él tiene que decidir qué hará. Si él decide volver a la política acá están sus amigos.

Muchos consideran que haber estado preso en el país y fuera puede dañar la imagen del expresidente. ¿Cree que esto es así? Fue castigado injustamente, pero tiene mucha simpatía de parte de la población. Tiene apoyo.

¿Qué espera de las elecciones de 2015? Buenos resultados. Hemos estado trabajando desde hace tres años en la reestructuración de nuestras bases, lo que nos ha permitido consolidarnos en todo el país. Creemos que tenemos que presentarle a Guatemala nuevas alternativas. Por ejemplo, el Congreso es ineficiente y no camina. Lo que vemos en la UCN es una gran probabilidad de poder ganar las elecciones. Hemos sido respetuosos de la ley y públicamente no nos han amonestado por campaña anticipada.

¿Su apuesta será en el interior del país? Nuestros sondeos en las zonas populares de la capital estamos en segundo lugar, todas las semanas trabajamos y nos acercamos con la población. Durante la campaña anterior no teníamos la estructura que ahora poseemos.

¿Qué hará que su campaña electoral de 2015 sea distinta a la de años anteriores? Primero, tengo más experiencia y conocimiento. La UCN nació un 18 de febrero hace ocho años, la primera campaña en que participé fue improvisada. Durante los comicios anteriores ya nos preparamos mejor, pero no tuvimos financiamientos exagerados. No le vendimos nuestra alma al diablo, ni al sector privado ni a los sectores oscuros. Para este año me siento preparado para dirigir los destinos del país. Yo conozco todas la facetas de los guatemaltecos, conozco desde el que sufre y aguanta hambre hasta el sector privado, porque soy empresario. Eso me hace distinto a los demás.

¿Si usted no fuera político, a qué se dedicaría? Seguiría siendo empresario.

¿Cuál es su apreciación sobre el gobierno de Otto Pérez? Llegaron con un afán y un deseo de éxito muy grande, pero no lo lograron. Veo una administración dividida. No han tenido claro, algunos rumbos. Ha funcionado en algunas cosas, pero en otras han fracasado como la política agrícola o la económica. Hay una leve mejoría en proyectos en los que la población esperaba mucho como la seguridad, pero los asesinatos continúan.

Si llega a la presidencia, ¿a qué le apostaría? A un programa integral en donde se le puede ofrecer a la población comida. Lo que quiere el guatemalteco es tener dinero para comer. También hay que mejorar la salud, no es posible que hoy en día ir a un hospital significa ir a una bóveda. Hay que apostarle a la educación también.

¿Qué le ofrece a la población? No ofrezco mucho, sino lo que el guatemalteco necesita. La población está cansada de tanta mentira y engaño. Nosotros somos prácticos, el pueblo quiere comer, seguridad y vivir en paz.

¿Donaría su salario como presidente? Sí lo haría, pero en general no es representativo en relación con los problemas del país. El gran problema es la corrupción generalizada en todos los ámbitos. Por ejemplo, se piden comisiones millonarias por los proyectos, eso no debe seguir.

Su hijo es diputado. ¿Cómo califica el trabajo del Legislativo? Le digo que me da pena y tristeza la situación del Congreso. Él tiene 22 años, pero llegó a una legislatura que no avanza y que lleva una agenda paralizada por tres años. Se necesitan personas con mejores intenciones y con mayor productividad.

¿Ya tienen contemplada la inversión para la campaña presidencial? Tendremos que quebrar la alcancía, pero no tenemos compromiso con nadie. Cada candidato financiará su campaña.

Ya se habla de Q12 millones...
Es un cálculo, pero ahora tenemos muchos más candidatos.

¿Seguirá la canción de “No te preocupes, mi vida”?
Se mantiene. La canción nació debido a los problemas sociales por los que Guatemala ha atravesado. Entonces creo que el “no te preocupes mi vida, ya vienen tiempos mejores”, porque nada ha cambiado.

¿Implementaría la pena de muerte? No se puede porque está el Pacto San José, demagógicamente le diría que “vamos con la pena de muerte”.