La situación de los más de un millón 200 mil menores de cinco años con desnutrición crónica en el país y de los 15 mil casos de desnutrición aguda que ocurren cada año se agrava de mayo a octubre debido al periodo de hambre estacional.

¿La razón? De acuerdo con Germán González, titular de la Sesan, durante este tiempo hay menores reservas de los granos básicos, hay menos oportunidades de trabajo para los campesinos, su cosecha se está produciendo y se está en medio de una temporada lluviosa que no brinda condiciones sanitarias favorables.

Julio es el mes en el que se registra el mayor número de casos de desnutrición en el país”, explicó González.

Moisés Castillo / AP

Foto:

Aseguró que se ha iniciado con un plan de respuesta con las carteras de Salud, Desarrollo Social y Agricultura y con las municipalidades. “Consta de cinco fases: la identificación de los casos de desnutrición aguda en las áreas con más incidencia, la atención de manera rápida para los afectados, promover la agricultura por medio de los huertos familiares, llevar un registro, a cargo de las comunidades, de todo lo que sucede y generar las alertas para llevar la asistencias en donde sea necesaria”, agregó el funcionario.

Añadió que con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas 21 mil familias de Baja Verapaz, Jalapa y Chiquimula que  llenan condiciones seguridad nutricional severa recibirán ayuda durante siete meses.

Además, explicó que a 105 mil familias en nueve departamentos se les aplicó las “intervenciones” debido al fenómeno “el niño”, que recién terminó su periodo en el país.