La Corte Interamericana de Derechos Humanos celebra este jueves una audiencia pública en San José, Costa Rica, relacionada con asesinatos, violaciones y otros atropellos cometidos por el ejército de Guatemala contra miembros de la comunidad indígena de Chichupac, en la década de 1980.

A la audiencia acuden integrantes de esta comunidad maya y otras vecinas del municipio de Rabinal, en el norteño departamento de Baja Verapaz, para ofrecer su testimonio de los hechos, ocurridos en el marco del conflicto armado que vivió Guatemala entre 1960 y 1996.


Juana García, una indígena maya sobreviviente, relató ante los jueces de la Corte Interamericana cómo los soldados mataron a sus hijos, tras lo cual ella fue violada por dos soldados.

"Vi la muerte de mis hijos, sufrí mucho, viví mucho dolor, no solo yo, todas las demás (mujeres de la comunidad) sufrieron diferentes golpes. Pero gracias a Dios estoy aquí dando mi testimonio para que haya justicia", afirmó García.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que elevó el caso a conocimiento de la Corte IDH en agosto de 2014, al menos 71 personas fueron torturadas y masacradas en diferentes hechos ocurridos entre 1981 y 1986.

"Los hechos del caso constituyeron parte del genocidio contra el pueblo indígena maya en Guatemala. Pasadas más de tres décadas de ocurridos los hechos y más de dos décadas de la primera denuncia, los hechos se encuentran en la más absoluta impunidad", señaló la CIDH.

La Corte IDH también escuchará el alegato de los representantes del estado de Guatemala durante la audiencia, que concluirá este mismo jueves.

La sentencia sobre el caso será emitida en los próximos meses por la Corte, un organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA).