Desde hace más de seis años, Corey Quan se dedica a “rescatar” perros. Su método es único, ya que, después de recibir la denuncia, acude a la Policía Nacional Civil (PNC), entidad que le proporciona a varios agentes para llevar a cabo la operación.

¿Cómo surge la idea de “confiscar” a los perros?

Hace más de siete años escuché del trabajo que realizaba, en ese entonces, Pilar del Naranjo. Hubo una marcha que ella impulsó y me interesé en el tema. La acompañé en dos oportunidades a este tipo de rescates, luego me tocó hacer uno a mí sola. Cuando la persona que me contactó me enseñó las fotografías del caso, me hizo llenarme de valor y de carácter.

¿Recuerda bien su primer rescate?

Eran dos perras, de raza shar pei, que las tenían en una terraza. Una era prácticamente piel y huesos, tenía un tumor en la parte del abdomen. La dueña que, por cierto, era cuidadora de perros, las abandonó, debido a que una tenía una edad avanzada y la otra tenía ese tumor. Este fue uno de los casos que me dio a conocer porque diariamente subía videos de la evolución de ambas. El cuidado que necesitaron fue de 24 horas.

Corey Quan

Luis Carlos Nájera

Foto:

¿Cuántos rescates has realizado a la fecha?

Aproximadamente 65.

¿Cree que ha aumentado el número de denuncias?

Por ejemplo, de 15 días a la fecha tengo unos 20 casos de decomisos. Las denuncias me llegan por medio de personas particulares y algunas me las remiten las organizaciones protectores de animales.

¿Quién trabaja con usted?

Los rescates los hago con ayuda de amigos, que en su tiempo libre me acompañan a realizar todas las diligencias.

Corey Quan

Luis Carlos Nájera

Foto:

¿Cómo es el proceso de un decomiso?

Se hace la verificación el mismo día que se hace la denuncia, sino alertamos a los dueños de los perros. También les pido a los denunciantes pruebas, como fotografías o videos del estado del animal y, como no tengo refugio, en mi página de Facebook pido la ayuda para encontrar hogares temporales. Cuando tengo todo listo, acudo a la estación policial más cercana del lugar del caso para que los agentes me ayuden a proceder con el decomiso.

¿Cómo es la regulación en el país sobre el maltrato animal?

Es muy difícil, ya que las autoridades no saben que en el Código Penal hay sanciones. Por ejemplo, a los lugares a los que voy debo explicarles a los agentes de la policía los procesos de ley. En algunas oportunidades, ellos se asombran. Hubo un caso en el que me preguntaron si pertenecía a alguna organización de los Estados Unidos, porque solo en ese país habían visto estas acciones.

¿Ha tenido algún caso en el que los policías le han dicho que no la acompañan?

Una vez, pero creo que existió la confusión de que esa tarea la tenía que hacer la División de Protección a la Naturaleza (Diprona). Por eso, siempre les digo a los agentes que ellos no realizan el decomiso, que simplemente les pido su acompañamiento por mi seguridad.

¿Han tenido que usar la fuerza debido a la reacción de los propietarios?

Gracias a Dios no. Lo que les digo a estas personas es que, si no quieren entregar al perro, que la denuncia se trasladará al Ministerio Público.

¿Cómo se determina si existe maltrato?

Muchos piensan que maltrato es solo golpear, pero también es no darle de comer, mantenerlo sucio, no limpiarle el área en donde se encuentra, no tenerle su agua. Yo le enseño a la gente que si tiene al perro en un patio se le debe colocar una correa de cierto largo para que se pueda movilizar. La mayoría de casos que he atendido es de canes que están en una terraza. Todo animal que está enfermo y tiene dueño, pero no se les cuida, sufre de maltrato.

Luego del decomiso, ¿qué prosigue?

Lo llevo al veterinario para ver su estado de salud o si necesita alguna cirugía. Cuando nos cercioramos de que está bien, iniciamos a buscarle hogar.

¿Cuánto le cuesta (monetariamente) realizar esto?

Depende de cómo esté el animal. Hay casos en que solo necesitan medicamentos; algunos, una cirugía. A mí no me gusta recibir el efectivo, pido ayuda de los voluntarios y allí vamos realizando las gestiones necesarias.