Usuarios de autobuses de Antigua Guatemala hacia la capital y viceversa han denunciando que este lunes no se ha prestado el servicio. El domingo se registró un ataque armado contra un piloto de esas unidades.

El predio de la empresa Transportes Orellana ubicado en la zona 3 de ciudad de Guatemala sigue cerrado.

El miércoles de la semana recién pasada hubo suspensión del servicio de esos buses debido a las extorsiones y hace ocho días fue capturado un adulto y dos menores, con una pistola, quienes supuestamente atacarían a choferes de esa ruta.

Aunque el día del paro de autobuses el ministro de Gobernación, Francisco Rivas, dijo que mantenían reuniones con los empresarios afectados, este domingo ocurrió un ataque armado que dejó herido al piloto de Transportes Orellana.
 

Emisoras Unidas

Foto:

Gobernación investiga el caso

El ministro de Gobernación, Francisco Rivas, aseguró que han sido designados agentes encubiertos para conocer el modo de operar de los pandilleros y lograr la captura de los responsables.

Otra de las acciones ofrecidas a los empresarios es mayor presencia de policía en la ruta, incluso, con el apoyo de agentes de Chimaltenango.

Los ataques directos y los que la policía que ha evitado son las maneras en que los pandilleros están amedrentando a los transportistas, indicó.

Según el ministro, el caso lleva al menos dos meses de investigación. “Los transportistas no han recibido los teléfonos” pero tras los ataques armados han dejado de brindar el servicio, expuso.
 

Con información de Emisoras Unidas.