Los expertos estiman que la cría tiene entre cuatro y cinco meses de haber nacido y califican su condición como “liberable”, es decir, que pronto la pondrán en su hábitat.

El animal fue localizado por una vecina en San José Pinula y fue llevada a la entidad ARCAS.

El Conap informó que la especie está en peligro de extinción.