El grupo fingía formar una estructura que trasladaba personas indocumentadas a Estados Unidos, los llamados "coyotes".

Así fue como contactaron a una joven salvadoreña y a su hija para viajar en busca del sueño americano.

Al momento en que la joven madre y su hija estaban con el grupo fueron raptadas y les exigían miles de dólares a su familia por el rescate.

Los padres pagaron un monto para que llevaran a su hija y a su nieta a Estados Unidos y se sorprendieron cuando les exigían US$6 mil para liberarlas. Entonces avisaron a la Policía.

La liberación

El comando antisecuestros logró liberarlas en una vivienda de Estanzuela, Zacapa, sin disparar un solo tiro.

La ministra de Gobernación, Eunice Mendizábal, informó que esta banda es calificada como “crueles” debido que en el momento del rescate las menores fueron encontradas en situaciones infrahumanas “es una estructura fuerte que opera a nivel regional, pero Guatemala cuenta con un grupo élite para desarticularlas