Aunque la sesiones de las últimas legislaturas se caracterizaron por no sobrepasar las cinco horas de trabajo, este jueves los diputados cumplieron una jornada maratónica.

La sesión de este jueves cerró con más de diez horas de trabajo. Para comenzar, aprobaron las reformas al Código Penal y a la Ley en Materia de Antejuicio, con el propósito de endurecer las sanciones para los funcionarios que no acudan a las citaciones. Ahora, los empleados públicos que falten a estas reuniones enfrentarán penas de hasta tres años de cárcel.

Luego, le dieron luz verde a los cambios en la Ley Orgánica del Legislativo. Con esto, se evitará el transfuguismo, la contratación de familiares de los congresistas y se limitarán las interpelaciones.

Por último, a las 9 de la noche de este jueves, se discutía la redacción final de la Ley Nacional de la Juventud.