Tras la noticia que recorrió el mundo por la renuncia del expresidente Otto Pérez, la congresista estadounidense que nació en Guatemala, Norma Torres, reconoció el trabajo de la ciudadanía para no seguir aceptando la corrupción.

Los ciudadanos guatemaltecos probaron que ya no van a aceptar la corrupción como un hecho de la vida. Le enviaron un mensaje a cada funcionario electo, actual y futuro, que el pueblo los está observando y los líderes políticos ya no pueden contar con aprovecharse de la confianza del público”, resaltó Torres.

También la funcionaria aplaude el paso que dio Guatemala, como elogió el trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), por el importante papel que ha jugado en traer responsabilidad y transparencia al gobierno guatemalteco y en demostrar que nadie está por encima de la ley, pero ha sido el pueblo guatemalteco, que salió a las calles y demandó más de su gobierno, que realmente ha sido el catalizador del cambio.

Norma Torres

Foto:

Con la decisión de ayer y la renuncia de hoy, el país ha pasado la página. Independientemente del resultado de las inminente elecciones, el pueblo guatemalteco se ha levantado y con su continua participación cívica, elevará los estándares con que mide a sus líderes”, puntualizó Torres.
 

Norma Torres

Foto: