Técnicos de la Dirección General de Control de Armas y Municiones (Digecam) del Ejército han destruido 91 armas de fuego incautadas a bandas del crimen organizado.

La diligencia se ha realizado por orden judicial. Habían pistolas, revólveres, escopetas, rifles y fusiles. También armas hechizas por pandilleros.