Durante el segundo día de audiencia, la exintendente de Aduanas, Claudia Méndez, rindió su declaración ante Miguel Ángel Gálvez, juez del Tribunal de Mayor Riesgo B, y rechazó los señalamientos en su contra que la vinculan con la estructura de defraudación aduanera conocida como "La Línea".

Por momentos, Méndez ha llorado. "Me da pánico terminar y salir a la calle", aseguró, en relación al temor que tiene debido a que ha hablado ante el juez.

Durante su intervención negó que ella pudiera abarcar todas las aduanas y favorecer a "La Línea".  "Desde el primer día de funciones envié un correo donde le pedí al personal no usar mi nombre para favorecerse. En mi nombre cualquier pudo haber dado misa", aseguró.

"Las aduanas están como los hospitales, sin medicinas. Se prestan para la corrupción", agregó. La exfuncionaria aseguró que sostuvo reuniones con abogados de la CICIG, por lo que le sorprende su situación.

Noticia en desarrollo.