Durante el segundo día del juicio especial por genocidio en contra del general retirado José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez, en Santa María Nebaj, Quiché, completaron su declaración 12 testigos.

Siete ancianos ixiles llegaron a la sede del Organismo Judicial (OJ) en el altiplano a donde por primera vez se trasladó el Tribunal de Mayor Riesgo B, que preside María Castellanos para escuchar sus declaraciones que fueron aportadas por la Fiscalía como pare de las 800 pruebas.

El martes declararon dos hombres y tres mujeres y durante la audiencia fueron siete testigos que recordaron “los vejámenes” que sufrieron durante el conflicto armado interno que duró 36 años y finalizó con la firma de la paz en 1996 y dejó 250 mil muertos o desaparecidos según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Integrantes de agrupaciones de los derechos humanos y afines a los exmilitares realizaron protestas pacíficas afuera de la sede judicial, que lució protegida por un contingente de policías.

Debido a que el juicio es especial ningún periodista pudo escuchar los testimonios de los ixiles.

Este 21 de abril se prevé que los jueces viajen a tres viviendas en el interior de la localidad para escuchar a los últimos tres testigos.

La acusación del Ministerio Público es por el asesinato de 1 mil 771 indígenas ixiles en Quiché durante el conflicto armado interno que duró 36 años y finalizó en 1996 con la firma de la paz.

Este es el segundo juicio. El 10 de mayo de 2013 Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión al ser hallado culpable de genocidio, pero por “errores” en el proceso la Corte de Constitucionalidad, dividida, anuló la condena y ordenó un nuevo juicio diez días después.