Los delegados de la Procuraduría de los Derechos Humanos han iniciado las visitas en las ventas de juegos pirotécnicos en la ciudad.

Ellos verificarán que se complan las medidas necesasarias de seguridad y que los productos a la venta cumplan con las normativas.

Los morteros, las bombas y silbadores no están permitidos en ninguna de sus versiones y cada puesto debe contar con extinguidores.

Lee también:

Los consejos del Plan Belén