Carlos Pisquiy Morales salió ileso de un atentado con una granada que explotó en la 18 calle y Avenida Hincapié zona 13. Al auditor se le vincula con una empresa que supuestamente tiene nexos con Jonathan Chévez, señalado en el caso TCQ como lavador de dinero.

Según el reporte preliminar, el auditor iba acompañado en un vehículo cuando desconocidos a bordo de una motocicleta le lanzaron una granada de fragmentación.

Las víctimas aún pudieron tirar el artefacto por la ventana y segundos después explotó.

Emisoras Unidas

Foto:

Como evidencia de la explosión quedaron los impactos de las esquirlas en una pared, aunque una de las piezas de metal alcanzó el vidrio trasero en el que iba el auditor.

Pisquiy Morales sufrió el primer atentado el 18 abril de este año, donde fue herido de bala cuando conducía en un sector de la zona 10. Aunque al inicio se le vinculó con una empresa de Chévez, su hijo negó esos señalamientos.

Cortesía

Foto:

“Reacción instintiva”

El coronel Pedro Antonio Reina, jefe de prensa del Ministerio de la Defensa y experto en explosivos, dijo que desde que se le quita la espoleta a la granada solo quedan 4.5 segundos para que explote.

Considera que fue una “reacción instintiva de la persona que logró tirar la granada después de que se la lanzaran dentro del vehículo, aprovechando que llevaba uno de los vidrios abajo.

Emisoras Unidas

Foto:

“La zona de muerte” de la granada es de aproximadamente 15 metros indicó el experto quien agregó que si hubiera explotado dentro del vehículo, el hecho habría dejado fallecidos.

“Fue bastante fuerte” comentó uno de los vecinos que estaba a dos cuadras de donde se registró el hecho.

Con información de Emisoras Unidas.