Desde lo más alto de la cima del volcán de Chicabal, siempre y cuando haya buena visibilidad, puede observarse toda la cadena volcánica occidental: el volcán Tajumulco (cuatro mil 420 metros sobre el nivel del mar), el volcán Tacaná, Lacandón, Chicabal, Santa María, Zunil y los colosos del lago Atitlán. Esta cadena volcánica es conocida como el corredor biológico mesoamericano, cuyo propósito es mantener áreas destinadas a la conservación que permitan la movilidad entre las especies.

El volcán de Chicabal se caracteriza por su bosque nuboso, al estar a más de mil 500 metros sobre el nivel del mar, las nubes se posan sobre los árboles y se genera un fenómeno conocido como precipitación horizontal: agua en forma de nube que se abraza con el bosque. El musgo, los líquenes y las antocerotas retienen el agua y la drenan hacia los mantos de la laguna a lo largo de todo el año.

Las especies más representativas son las plantas de hoja ancha, como el aguacatillo, que forma una parte esencial en la dieta del quetzal; la mazorquilla, cerecilla, capulín y una amplia gama de plantas que alimentan a más de cien especies de aves de la zona.

El lugar es considerado como uno de los sitios sagrados más importantes de la cultura maya y como uno de los últimos bosques nubosos de la región.

Anualmente 40 días después de la Semana Santa, durante el mes de mayo, cientos de personas visitan la laguna para observar las ceremonias de la población Mam para la "rogativa de la lluvia" las cuales se celebran a las orillas.

En el lugar se conjuga la espiritualidad maya con el entorno natural del paisaje montañoso y un denso bosque nuboso. Por su valor religioso es prohibido nadar o bañarse en sus aguas.

Según los pobladores del lugar, la laguna de Chicabal que en lengua mam significa "Agua de espíritu dulce", se encuentra protegida por los nahuales que cuidan de las personas desde su nacimiento.

Lo majestuoso, bello y espléndido del lugar, con una flora y fauna única donde podrás observar al quetzal o incluso pumas solo lo podrás confirmar yendo al lugar.