La ejecución presupuestaria durante el año pasado en el Registro de Información Catastral tuvo algunas irregularidades por lo que la Contraloría General de Cuentas presentó una denuncia penal por Q6.2 millones.

Las dudas que encontró el ente fiscalizador es que se compró un equipo de computo y equipo educacional, cultural y recreativo, sin que haya existido orden de compra por la unidad que aparentemente necesitaba el equipo.

Según el informe de la Contraloría el equipo fue destinado para la zona de Sacatepéquez, pero se comprobó que dicha maquinaria esta en las bodegas sin uso y solo puede sacarse sino esta la presencia de la empresa Canella.

En la denuncia se involucran a alrededor de 14 personas, a la vez, la Contraloría impuso cinco sanciones por Q78.3 millones.