El gobierno de Jimmy Morales llevará a cabo este año un censo nacional de empleados del Ejecutivo, con el propósito de eliminar las plazas fantasmas y otras situaciones de corrupción.

Luis Velásquez, coordinador del proyecto presidencial, explicó que, durante las próximas semanas, se comenzará la revisión de miles de puestos con la intención de suprimir plazas fantasmas y detectar personas con más de un contrato en la administración pública.

El funcionario indicó que otro objetivo del censo, cuyos resultados se presentarán en septiembre y su costo será de aproximadamente 6 millones de euros, es verificar actos de nepotismo en las dependencias del gobierno.