El Tribunal de Mayor Riesgo B, que preside Jazmín Barrios, realiza el juicio a dos exmilitares señalados de haber mantenido como esclavas sexuales a 15 mujeres en Panzos, Alta Verapaz.

Por este caso están sindicados el teniente coronel Esteelmer Reyes y el comisionado militar Heriberto Valdez. 

La acusación presentada por la Fiscalía detalla que militares capturaron a un grupo de pobladores que están desaparecidos. Sus esposas fueron sometidas a ser esclavas sexuales por turnos de 3 días durante 6 meses.

Eran obligadas a abortar, y las inyectaban para no quedar embarazadas, además las obligaban a lavar los uniformes.

El caso se inició en 2012 luego de la declaración de las afectadas ante un juez. Las violaciones ocurrieron en 1982.

El testigo Juan Caal, apoyado por un intérprete, señaló al Tribunal que los militares capturaron a "mucha" gente.
 
"Las mujeres eran obligadas a cocinar a los militares. Yo estuve 6 meses en el destacamento. A nosotros los hombres nos mandaban a trabajar y las mujeres nos dijeron que eran violadas. Nos decían que los militares les causaban mucho sufrimiento", afirmó Caal.
 
También recordó que su madre fue torturada para que dijera cuál era la ubicación de él y que sus hermanos, Mateo y Natividad, muerieron de hambre en la montaña.
 
"A mi hermana Concepción la quemaron los militares en la montaña a los pies de un árbol", puntualizó.