En operativos dirigidos por la Fiscalía contra la Impunidad del Ministerio Público (FECI), en coordinación con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), se logró la captura de 15 personas involucradas en la adjudicación anómala en un contrato de Q116 millones a favor de la empresa farmacéutica Pisa de Guatemala para servicio de diálisis peritoneal para pacientes del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Los detenidos están señalados de los delitos de asociación ilícita, tráfico de influencias, cohecho activo, cobro ilegal de comisiones y fraude, entre donde se destaca la captura del presidente del Banco de Guatemala, Julio Suárez, y el decano de Medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Jesús Arnulfo Oliva

El presidente del IGSS y exsecretario privado del presidente Otto Pérez, Juan de Dios Rodríguez, fue capturado en un operativo en zona 5, señalado de fraude.  

Ellos son los detenidos: Otto Fernando Molina Stalling señalado de asociación ilícita, tráfico de influencias, cobro ilegal de comisiones; Herberth Rodolfo García - Granados Reyes (asociación ilícita tráfico de influencias y cohecho activo); Edgar René de la Pena Archila (cohecho activo); Ramiro Armando Lorenzana Ortiz (asociación ilícita, cohecho activo); Arturo Adolfo Castellanos Poou (asociación ilícita); Doris Eluvia González Salazar (fraude); Mayra Lisbeth Gómez Suárez (fraude); Alba Maritza Maldonado Gamboa (fraude); Delia Ahidee Castañón Guerra (fraude); Carmen Yadira Gil Quiñónez (fraude); Julia Amparo Lotan Garzona (fraude); Max Erwin Quirin Schoder (fraude); Erwin Raúl Castañeda Pineda (fraude); Julio Roberto Suárez Guerra, presidente del Banco de Guatemala (fraude); Jesús Arnulfo Oliva Leal (fraude); y Juan de Dios Rodríguez (fraude).

De acuerdo con las investigaciones realizadas por la FECI y la CICIG,  este grupo de personas se concertó con el ánimo de obtener beneficios económicos ilícitos a cambio de la adjudicación de un contrato millonario a la Empresa PISA, que no llenaba los requisitos, ni contaba con estructura básica para brindar el servicio a pacientes renales del IGSS.

Los fiscales explicaron que los involucrados se habrían quedado con el 15 o 16 por ciento del total del monto del contrato, que asciende a los Q116 millones.

Las órdenes de captura fueron giradas por el juzgado de turno hoy a las 3 de la mañana, pero será el Juzgado Sexto quien conozca el caso.