Aprovechando que ambos funcionarios coincidieron en la Cumbre Humanitaria que se realiza en Estambul, Turquía, los cancilleres de Guatemala, Carlos Morales; y de Belice, Wilfred Elrington, sostuvieron una reunión.

El propósito del encuentro fue aliviar la tensión que se ha generado durante las últimas semanas por distintos incidentes en la zona de adyacencia.

El Canciller turco, Mevlut Cavusoglu, logró que Morales y Elrington se estrecharan las manos.

Los Cancilleres reafirmaron que el Diferendo Territorial, Insular y Marítimo deberá ser resuelto en definitiva por la Corte Internacional de Justicia, tras realizarse los referendos en cada país.

Morales y Erington indicaron que mientras dure ese proceso es necesario que Guatemala y Belice promuevan y desarrollen relaciones de buena vecindad que brinden paz y estabilidad, así como fomentar desarrollo económico.

En la reunión no se descartó la posibilidad de que en un futuro exista entrenamiento conjunto para los elementos de tropa encargados de patrullar la zona de adyacencia.
 

El caso más reciente es la muerte a balazos del niño guatemalteco Julio Alvarado, de 13 años de edad, tras disparos de soldados beliceños.

El Congreso de la Repúblico votó a favor de un punto resolutivo en el que se hace una advertencia a los guatemaltecos que quieran viajar hacia Belice.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) se comprometió con realizar una investigación independiente para esclarecer los hechos.