Guatemala y Belice mantienen una disputa territorial desde 1859. El país le reclama 12 mil 700 kilómetros cuadrados. Para conocer si la población de ambas naciones está de acuerdo en elevar el caso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se debe llevar a cabo un referendo.
En 2008 se firmó, en la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el Acuerdo Especial entre Guatemala y Belice para someter el reclamo territorial, insular y marítimo de Guatemala a la CIJ. En ese documento se fijó que el referendo se debía realizar de manera simultánea. Esto no ocurrió.
Hoy, casi ocho años después, ambas naciones modificarán ese acuerdo para que la consulta se pueda realizar en fechas distintas.

¿En qué consiste el documento que acordó durante 2008?
Ese año ambos países firmamos el acuerdo especial en el que acordamos someter ante la Corte Internacional de Justicia la disputa territorial; sin embargo, como ni Guatemala ni Belice reconocen la jurisdicción voluntaria de esa corte, es necesario hacer un referendo, cuando la población al darle el sí al caso, también reconocerán la sentencia. A pesar de esto, hubo detalles de los que no nos dimos cuenta.

¿Qué cambios se realizarán?

En 2008 se acordó que el referendo se realizaría en fecha simultánea, pero no vimos detalles importantes. Por ejemplo, en Belice las elecciones generales son martes y en Guatemala, el domingo. Entonces, no pueden ser simultáneas, porque alguno de los dos países debería modificar sus leyes para que esa consulta se llevara a cabo el mismo día. No nos pusimos a ver las ventanas de oportunidad políticas. En territorio beliceño el padrón electoral es de 160 mil votantes, acá es de poco menos de ocho millones, una elección en nuestro país tiene un costo de Q400 mil. Hemos conversado con el canciller de Belice, Wilfred Elrington, la posibilidad de realizar el referendo simultáneamente o por separado, dependiendo de la voluntad política de ambas naciones. Por supuesto, este cambio lo debe aprobar el Congreso y, de darle luz verde, estaremos en la capacidad de decidir cuándo se puede llevar a cabo. Hay que entender que culturalmente los comicios son en día diferente y, si dejamos el acuerdo como está, vamos a esperar otros 500 años y no se realizará el referendo.

¿Se puede incluir esta consulta en las elecciones de este año?
Es una posibilidad, pero no quiero pensar ahora en cuándo lo puedo hacer, por ahora hay que pensar en la firma y luego en que el Congreso lo apruebe. Después habrá que ver cómo está la situación en Guatemala. Afortunadamente el tema de Belice no es político, ni electoral, entonces esperamos el apoyo en el Legislativo. Si lo aprueban a tiempo, existe la oportunidad.

¿Cree que existe voluntad política en el Congreso para darle luz verde?
El tema de Belice no es político, entonces creo que sí existe esa voluntad.

¿Por qué hasta ahora se realiza este cambio?

Es un proceso de negociaciones, de conversaciones. Por ejemplo, tienen que estar de acuerdo ambos países, la OEA debe dar su opinión política. Es un proceso que toma tiempo. Por eso hasta ahora lo damos a conocer. Las negociaciones fueron de aproximadamente un año.

¿Qué pasa si Guatemala lleva a cabo el referendo primero?
Habrá que esperar a que Belice lo realice para que ambos presenten los resultados ante la corte.

Presentes

Durante la actividad de hoy estará el aún secretario general de la OEA, José Miguel Insulza. El jueves llegará al país Luis Almagro, quien el martes asume el puesto de Inzulsa.
•    Invitados. Durante este acto estará presente el cuerpo diplomático y diputados. “Estará el presidente del Congreso, Luis Rabbé”, explicó el canciller Carlos Raúl Morales.
•    Proceso. En 1994 ambos gobiernos dijeron que estaban dispuestos a negociar dicha situación. En 2002 finalizó el denominado como “Proceso de Conciliación” entre los dos estados, lo que ponía fin a la búsqueda de una solución jurídica para, posteriormente, someter el asunto a la CIJ o a un proceso de arbitraje.