La Encuesta de Condiciones de Vida de 2014 (Encovi) que presentó este jueves el Instituto Nacional de Estadística reflejó que el 23.4% de la población se encuentra en pobreza extrema, la cual aumentó 8.1% en comparación a la medición que se realizó en 2006 cuando era de 15.3%.

Según el estudio cada persona necesitaba Q5 mil 750 al año para no caer a ese segmento de la población, es decir que requería Q15.75 diarios. Ese monto se incrementó, pues hace seis años los guatemaltecos tenían que contar con Q8.78 al día para no ubicarse en la indigencia.

También el informe reflejó que la pobreza subió entre 2000 a 2014, de 51.2% a 59.3%, pues para sobrevivir cada ciudadano debía contar con Q10 mil 218 al año y hace 14 años debían gastar Q4 mil 319 anuales.

Los departamentos con mayor índice de pobreza son Alta Verapaz, Sololá y Totonicapán con indicadores de 83.1%, 80.9% y 77.5% respectivamente. Mientras que los lugares que registran menor porcentaje de pobreza son Guatemala, Sacatepéquez y Escuintla, con índices de 33.3%, 41.1% y 52.9% respectivamente.

Rubén Darío Narciso, gerente del Instituto, mencionó que la metodología utilizada en la encuesta 2014 para determinar las líneas de pobreza absoluta consiste en fijar el costo mínimo necesario para cubrir una canasta que le permita a una persona satisfacer las necesidades alimentarias y no alimentarias.