Luego de las capturas de los representantes de la Junta Directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), el presidente en funciones del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), Pelayo Llarena, sostiene que se debe revisar todos los contratos con indicios de anomalías.

Además, el representante del sector empresarial indica que espera que los casos se lleven con el debido proceso, pero que desafortunadamente la captura del presidente del IGSS, Juan de Dios Rodríguez, que fue secretario privado del mandatario Otto Pérez, no deja bien visto al gobierno.

Con respecto a la detención del presidente del Banco de Guatemala, Llarena menciona que las capturas fueron para todos los miembros de la Junta Directiva del Seguro Social, donde participa representantes del sector sindical, sector empresarial y académico y no es algo en particular.

“Cada quien deberá responder su inocencia, pero el presidente del Banco Central es reconocido como una persona proba y digna por lo que tendrá que actuar para defenderse en el proceso”, señala el representante de la cúpula empresarial.

Por aparte, el director de Comunicación del Banco de Guatemala, Ivar Romero, lamentó la situación por la que atraviesa el titular de esa institución, Julio Suárez, y aclara que el artículo 19 de la Ley del IGSS menciona que las funciones de los representantes de la Junta Directiva no tienen vinculación en contratos o erogación de fondos en el Seguro Social.

“Esperamos que en corto plazo rinda su primera declaración”, puntualiza Romero.

El comunicador menciona que como presidente en funciones del banco queda por el momento Sergio Recinos.