La página de Facebook, Adopta y ayuda a un amiguito peludo, denunció el pasado lunes un acontecimiento que provocó la indignación de los guatemaltecos.

Según explica, un grupo de jóvenes del sector 7 de Nimajuyú, en la zona 21, colocó una bomba en la trompa de un perrito callejero, de unos 10 meses, lo cual le causó un daño severo que le provocó la muerte.

"Recibió servicio veterinario, quien indicó que el daño era severo, quedó expuesto el hueso de su mandíbula inferior y tragó mucha sangre... falleció el 25 de diciembre", resume la página de la asociación que apoya y brinda refugio a los animales sin hogar.

Los comentarios de indignación por el cruel hecho no se hicieron esperar y recordaron la conmoción que provocó la condena de Rocky, un perro condenado a muerte por causarle la muerte a una pequeña en Santa Rosa.  

"Este perrito merecía una familia que lo amara, no merecía morir en la forma tan cruel ocasionada por vagos indeseables en la sociedad", puntualiza el mensaje.