Marco Villeda, titular del Juzgado de Extinción de Dominio, ordenó el traslado a manos del Estado de Q2 millones, 352 mil 989.30 que fueron incautados en la oficina del empresario Salvador González, alias “Eco”, el 16 de abril de 2015 cuando fue desbaratada la estructura de contrabando aduanero denominada La Línea.

El juzgador recordó que González confesó que recibió la suma millonaria como pago por ser el líder de la estructura externa que cobraba miles de quetzales a los importadores como sobornos por el ingreso de mercadería con tasas de impuestos bajas.

Esta es la primera sentencia por extinción derivado del caso que causó la renuncia y el encarcelamiento del expresidente Otto Pérez y la que fue su vicepresidenta Roxana Baldetti el año pasado. Ambos están señalados de ser los cabecillas y haber obtenido Q28.5 millones por el cobro de los sobornos.

Ahora, el dinero será administrado por la Secretaría Nacional de Administración de Bienes en Extinción de Dominio (Senabed).

El dinero estaba oculto en la oficina 1101 A en el undécimo nivel del edificio Reformador, en la zona 9.

González no acudió a la sentencia debido a que el juez autorizó su representación por su abogado Juan Carlos de Paz, quien se refirió a la colaboración de su cliente. “Es el primero de los convenios por su aporte en la investigación”, mencionó.

El pasado 12 de julio, alias "Eco" aceptó el origen ilícito de esos bienes.

"Reconozco que la mayoría de lo que encontraron allí procede de la actividad en la que no debí haberme involucrado y que sí hice, por lo cual lo que procede es aceptar la extinción”, dijo González en esa diligencia en donde pidió ser representado por su abogado.

"Eco" señala que teme por su vida