Durante una citación de la bancada Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) a las autoridades del Ministerio de Finanzas, el representante del Banco Interamericano Interamericano de Desarrollo (BID), Fernando Quevedo, reconoció que la crisis política generó nerviosismo para negociar financiamiento con el país.

“Hubo nerviosismo en el banco por el escenario del país desde el 16 de abril, lo cual hubo retraso en la negociación de los préstamos”, agregó Quevedo.

Según los expertos, son tres los créditos que el BID dejó pendiente de negociar con autoridades locales, aunque informaron que serán negociados con el nuevo gobierno.

El financiamiento se tiene previsto que sean para educación, apoyo presupuestario y fortalecimiento de justicia.

Po tal razón, el viceministro de Finanzas, Edwin Martínez, explicó que ya no se podrán incluir para el presupuesto para el próximo año, lo cual se aumentó el financiamiento por medio de bonos del Tesoro.