A cuatro meses de haber ocurrido la muerte de un guatemalteco en la zona de adyacencia por soldados de Belice, ese país espera una disculpa por las autoridades de Guatemala, pues el ataque ocurrió en territorio beliceño, según el informe elaborado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

El primer ministro de Belice, Dean Barrow, mencionó en una conferencia: “Espero que sean lo suficiente maduros para aceptar que erraron, que las acusaciones que hicieron contra las fuerzas beliceñas fueron injustificadas y que le deben a Belice una disculpa”.

El funcionario del vecino país indicó que la información de la OEA confirma que lo ocurrido el 20 de abril sucedió en la zona fronteriza en potestad de Belice y no era la primera vez que Julio René Alvarado visitaba el área.

Aunque el informe la OEA no lo ha presentado, Barrow mencionó que “la falsedad de la posición tomada por su presidente (Guatemala), el ministro de Exterior y otros oficiales”, por haber acusado a Belice de perpetrar un ataque donde falleció el menor y resultó herido su hermano.

Nos preocupa un poco cómo los guatemaltecos reaccionarán ahora, porque claramente es una reivindicación de las Fuerzas de Defensa de Belice”, expresó el primer ministro.

En mayo los cancilleres de ambos países se reunieron en la Cumbre Humanitaria Mundial, en Turquía donde abordaron temas sobre los incidentes ocurridos en la zona de adyacencia.

Con información de EFE