Detalles

El último día de audiencia, Baldetti mencionó estar dispuesta a que exista Estado de Derecho.
• Frase. “No importa y, si esto tengo que pasarlo, lo voy a pasar”, les afirmó a periodistas el 26 de agosto.
 

La ex vicepresidenta Roxana Baldetti podrá seguir en el Cuartel Matamoros hasta que el juez que conoce el caso que vincula a una red de contrabando aduanero, visite la sede militar y la prisión de mujeres donde debe ser trasladada.

El juzgador Miguel Gálvez programó para el 3 visitar la sede militar, en la zona 1, donde está detenida Baldetti desde el 21 de agosto, para verificar las condiciones.

Un día después, Gálvez se trasladará al “centro de detención preventiva para mujeres Santa Teresa”, en la zona 18, para hacer lo mismo.

La decisión se derivó luego de que el Sistema Penitenciario enviara un memorial que detalla que “no se cuenta con las medidas de seguridad necesarias para mantener a Baldetti en la prisión Santa Teresa”.

La señora Baldetti es de alta vulnerabilidad”, explicó Eunice Mendizábal, ministra de Gobernación.

Entonces, el defensor Mario Cano, solicitó al juez verificar las condiciones para evitar el traslado que ordenó Gálvez el 26 de agosto luego de vincularla como cabecilla de la red de defraudación denominada La Línea.

Cano interpuso un amparo el 28 de agosto ante el Juzgado Primero Penal, que aún no se ha resuelto, para suspender la decisión del juez.

Durante la audiencia acusó al Estado “si le pasa algo” a su defendida era responsabilidad del juez.