Durante una diligencia llevada ante el Juez de Mayor Riesgo C, Víctor Hugo Herrera Ríos, se permitió a la ex vicepresidenta, Roxana Baldetti, que regresara a la cárcel por problemas de salud.

“Como un acto de humanidad” le pidió Baldetti al juez que la dejara regresar a su cama en la cárcel al relatarle algunos problemas de salud, entre ellos un sangrado (en un brazo).

El pasado 31 de marzo, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses confirmó que la exfuncionaria padece una enfermedad hemorroidal.

En la diligencia se realizaron pruebas de grafotécnia a Lisbeth Alonzo Azurdia, exasesora de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del lago de Amatitlán (AMSA), y a Clara Carballo de la empresa M. Tarcic Engineering LTD.

Al juzgado fueron llevadas las 15 personas que están ligadas a proceso en el caso donde se investiga la supuesta estafa en un contrato para la compra de una fórmula con la que se pretendía limpiar el agua del lago de Amatitlán.