La ex vicepresidenta Roxana Baldetti ingresó caminando a un hospital privado en el municipio de Mixco, vestida con pantalón azul, sudadera negra y una bufanda gris.

"Les pido que me comprendan, necesito salud", dijo a periodistas Baldetti con el semblante cansado y al mostrar el catéter cerca del brazo izquierdo colocado por otro tratamiento médico, que no se especificó, y que le estaría provocando la infección.

Esta es la segunda ocasión en la que ex vicepresidenta es ingresada a un hospital desde que le fue ordenada prisión preventiva en agosto. Baldetti pasó casi un mes entre septiembre y octubre en el centro médico militar, en la periferia norte capitalina.

El traslado se produjo en cumplimiento de una orden de la justicia, que avaló el internamiento por fiebres y problemas estomacales.