La vicepresidenta Roxana Baldetti informó que el gobierno de Guatemala le ha pedido ayuda a la NASA, la agencia aeroespacial estadounidense, para saber si sus datos confirman una nueva sequía en este país, como la que el año pasado castigó severamente a miles de familias campesinas.

"He pedido el contacto directo con NASA para saber y poder ver los mapas que ellos tienen", afirmó.

La funcionaria expuso que la información del ente científico estadounidense será vital para determinar los programas que se pondrán en práctica este año en 16 de los 22 departamentos más afectados por la falta de lluvia del 2014.

Baldetti comentó que el gobierno tiene planificado invertir unos 52 millones de dólares en la compra de semillas mejoradas y fertilizantes, pero si los pronósticos de la NASA ratifican que habrá nuevamente sequía se suspenderá ese programa para financiar la entrega de alimentos, a fin de evitar problemas de desnutrición y muertes.

"No tendría sentido entregar semillas y fertilizantes si nos confirman que no va a llover. Si no tenemos agua pasaría lo que el año pasado pasó, que fue cosechas completamente destruidas por la falta de agua", afirmó.

Más de 1.2 millones de personas fueron afectadas el año pasado por una sequía prolongada que destruyó cultivos de maíz y frijol, básicos en la dieta de los guatemaltecos.

Las zonas más afectadas por la sequía son comunidades pobres asentadas en el llamado 'corredor seco', una franja árida que atraviesa el país de noroeste a este.